viernes, 7 de diciembre de 2012

Defectos Familiares (III)

Ya he hablado en alguna ocasión de nuestros defectos familiares, si tengo que decir cual es mi defecto más gordo es intentar ser buena persona, o mejor dicho: “no hacer a los demás lo que no me gusta que me hagan a mi”.

Soy capaz de aguantar los 20 minutos de chapa de los de Jazztel sin perder la sonrisa, incluso en una discusión por teléfono soy incapaz de colgar por las bravas, sé que hay antecedentes de que le colgado a alguien sin venir a cuento, pero esto que me ha pasado es de traca.

Rey Padre y Reina Madre llevan muchos años divorciados, Reina Madre llego a amenazar con denunciarle si le volvía a llamar al móvil (la situación se volvió un poco como esta entrada de Pétalo, pero con acoso telefónico incluido), pero tiene el fijo de casa no sé por qué razón (marido de Cuñi le prohibió llamarnos bajo ninguna circunstancia, claro que se lo salta según le apetece o da el teléfono a terceros).

Un poco después que se divorciaran, decidí no seguir en contacto con él, básicamente porque me ponía los nervios de punta, cada vez que le quedabamos a comer era un conversación de ascensor y le veía poca o nula capacidad para interesarse por mis cosas (también la gota que colmo el vaso fue cuando empezó a pedirnos dinero, tenía un buen sueldo, se le ha quedado una buena jubilación pero no sabe administrarse, además que le da por meterse en negocios, en los cuales pierde dinero y siempre termina con sus socios -ya sean familia suya o no- llamándole de todo).

Hace unos días empezó a sonar el teléfono fijo en casa, tenemos identificador de llamadas, solo vi que era un número de móvil que no teníamos en la agenda:

Reina: - Si, hola -
Desconocido: - ¿Esta Reina Madre?-
R.: - ¿De parte de quien, por favor? – (no sé puede ser más educada)
D.: - ¿Eres Reina? – (me imagine que sería algún conocido de mi madre o alguien así)
R.: - ¿Con quién estoy hablando, si es tan amable?- (me estaba empezando a mosquear, tampoco sabía con quien estaba hablando)
D.: - Que sí eres Reina – (ya el tono me dio la pista final: Rey Padre, esa leve irritación, no reconocerle en el acto le saco de de sus casillas).
R.: - A usted le importa un bledo quien soy yo, le estoy preguntando quien es usted – (añádele un tono borde, mucha irritación en la voz y ya os hacéis a la idea, además que no cuesta tanto decir: -soy Papá-).
R. P.: - Que si eres Reina – (se había quedado ahí encallado, juro que si llego a saber que es el no le cojo el teléfono).
R.: - Le digo que le da igual quien sea yo y si no va identificarse, buenas tardes caballero –

Y le colgué, me sentí fatal, me dio mucha pena por un lado y por otro me alegre de coger yo el teléfono y no Reina Madre, que lo mismo terminan en el juzgado.

Por si os preguntáis para que llamaba, al final por Marido de Cuñi nos enteramos que era para proponerle un negocio a Reina Madre, como si después de treinta años de matrimonio no supiera que el dinero iba a volar o iba a ser tan "prima".

8 comentarios:

  1. A veces hay que perder esas buenas maneras, y más con gente que se lo merece.

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Tequila, eres un sol de chica.

      Besos

      Eliminar
  2. Hola amig@,

    Te visito porque la temática de tu blog me gusta, resulta agradable y me sirve para aprender cosas novedosas.

    Te agrego a mi lista de blogs útiles, y si te apetece, pásate
    por felicidadenlavida

    Un abrazo muy fuerte y espero que sigas escribiendo, para continuar aprendiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le hechare un vistazo, gracias por agregarme a tu lista y me alegro que te guste mi blog.

      Eliminar
  3. Hay gente que no aprende y que no quiere aprender, no sé... Es como que no quieren crecer porque están cómodos en el caos de su existencia en lugar de buscar su superación personal.

    Has hecho bien en colgarle, se lo merece...

    Y yo también creo que me voy a quedar más rato por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, pero hay veces que dudo sobre si hice bien o mal, pero supongo que es normal.

      Muchas gracias por querer quedarte, aunque sea un rato más.

      Eliminar
  4. Creo que la relación con un padre no debería perderse nunca pero tus motivos tendrás.
    Yo tengo la costumbre de no contestar al fijo si no se quien es el que llama. Si es urgente ya llamará al móvil.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del fijo es buena idea pero me tuve que cambiar de movil, hay gente que tiene el fijo, pero no el movil... un rollazo.

      Lo de no perder relación con un padre, solia pensar así, pero hace cosas raras o excentricas y cada vez era llevarnos todos un disgusto y ver "la última de Papa", era un sin Dios..

      Un beso!

      Eliminar